La combinación perfecta: Vivir en la montaña junto a la Costa del Sol

Pensamos en la Costa del Sol e imaginamos playas, campos de golf, hoteles turísticos y pueblos pesqueros. Su mismo nombre provoca atracción, por lo que es natural fijar la mirada hacia el mar y olvidar lo que hay detrás de nosotros. Sin embargo, para muchos, el verdadero encanto de esta parte de Europa no está en sus zonas turísticas de referencia y playas, sino en el hermoso y bello paisaje natural, en la cultura y tradiciones de la Andalucía más rural.

Son precisamente los amantes de esta Andalucía lo que buscan ser propietarios de viviendas de vacaciones o residencias permanentes en casas de campo, rodeadas de valles, laderas, pinos y alcornoques que representan la esencia de Andalucía, pero al mismo tiempo, muy cerca de Marbella y Estepona.  Los pueblos blancos con más encanto e interés de la zona son probablemente Casares y Gaucín . Su cercana ubicación a la costa los coloca en la puerta de entrada a un mundo mágico de valles verdes, montañas escarpadas, bosques mediterráneos, dehesa y explotaciones agrícolas de frutales, la mayoría con impresionantes vistas hacia el valle del Genal y el Mar Mediterráneo.

 

 Lo mejor de ambos lados

Hay quienes prefieren estar lejos de la costa, en las profundidades del campo andaluz, donde se encuentran rodeados de auténticas tradiciones y cultura, así como de un ritmo de vida más tranquilo, pero por el contrario, muchos europeos del norte en busca de la Andalucía real también desean tener a mano todos los servicios, las playas, el golf y el glamour de Marbella y sus alrededores. Para ellos, existe un mundo de oportunidades esperando entre las zonas de Casares y Gaucín, en propiedades que forman la combinación perfecta de la vida en el campo y a su vez, cerca de la Costa del Sol.

Situados entre 15 min y media hora de Estepona, cabría destacar que los alrededores de estos 2 pueblos blancos ofrecen lo mejor de ambos lados:  disfrutando de la costa y al mismo tiempo, de la paz y privacidad que ofrece el entorno, ya que muchas de las propiedades están rodeadas de extensa vegetación que les permite crear maravillosos jardines autóctonos, así como huertos de árboles frutales, parcelas orgánicas, viñedos y/o pastos para caballos. De hecho, las propiedades ecuestres ocupan un lugar muy importante entre aquellos que desean encontrar una casa de campo en la zona.

 

Finca Álamo

Esta elegante finca de 20 hectáreas cerca de Casares es un buen ejemplo, ya que ofrece las comodidades y servicios de una villa en un hermoso entorno rural. El cortijo de estilo andaluz dispone de 10 dormitorios, 5 en la parte principal de la vivienda y otros 5 para invitados.

Originalmente, finca álamo fue una yeguada que albergaba más de 40 caballos, con establos e instalaciones donde hoy en día se encuentra un centro de exposiciones, convenciones y oficinas. Para aquellos que   busquen una gran propiedad ecuestre, este espacio podría de nuevo transformarse fácilmente en zona de establos. Las instalaciones disponen de más de 800m2 y se encuentran a una distancia razonable de la casa, con su propia puerta de entrada y fácil acceso por carretera.

Con toda la elegancia de una verdadera casa de campo, la finca también cuenta con una elegante cocina exterior capaz de atender a un gran número de personas, mientras que la amplia zona de aparcamiento, los hermosos jardines, la amplia zona de piscina, las terrazas y las instalaciones deportivas y de conferencias, ofrecen la posibilidad de que esta extraordinaria propiedad pueda ser explotada también como pequeño hotel rural con eventos al aire libre.

Póngase en contacto con nosotros para una mayor información sobre esta y otras magníficas casas de campo en un maravilloso entorno natural situados entre el resort Finca Cortesín y Casares Pueblo.

 

Pinche aquí para visitar finca Álamo

Jesús García

 


☎️ (+34) 951 30 75 67 – (+34) 676 423 220
📧 info@inmo-andalucia.com
🖥️ www.inmo-andalucia.com